Ua Pou, la isla en libertad

actividad insÓlita
Ua Pou, la isla en libertad

Este confeti, que pertenece a las Marquesas, sorprende a los viajeros a su llegada por su relieve torturado con picos agudos y abruptos acantilados, que se erigen orgullosos en la inmensidad del océano.

«Flechas volcánicas semejantes a campanarios de iglesias», escribió el famoso Robert Louis Stevenson en 1888. El relieve, zarandeado por las leyes de la geología, sigue marcando el espíritu de los trotamundos que parten en busca de aventuras hasta el fin del mundo. Pues Ua Pou, miembro del archipiélago polinesio más alejado de los continentes, se sitúa a 1300 km de Tahití. Huelga decir que la isla ha sabido emanciparse, como los caballos salvajes que habitan sus colinas, riberas y valles.

También sopla un viento de libertad sobre la creatividad de los numerosos artistas que habitan la isla: músicos, pintores, escultores, bailarines. Hallan inspiración en los paisajes, tan especiales, dominados por una quincena de columnas de basalto, cuyo punto más alto alcanza los 1200 metros, consideradas los pilares de la morada divina, pues para abrazar tanta belleza... hay que invocar a los dioses.