La sede de las Naciones Unidas: un palacio tan grande como el de Versalles

monumento
La sede de las Naciones Unidas: un palacio tan grande como el de Versalles

El Palacio de las Naciones, un símbolo ineludible, domina el barrio e insufla, tanto por su monumentalidad como por la multitud de actividades que acoge, una energía especial a la ciudad.

En 1919, Ginebra fue elegida como la sede de la Sociedad de Naciones (SDN), la primera organización intergubernamental con vocación política, situándose así en el corazón de la diplomacia mundial.
La necesidad de construir un « templo de la paz » se volvió evidente de inmediato. Varios arquitectos —Carlo Broggi (Italia), Julien Flegenheimer (Suiza), Camille Lefèvre y Henri-Paul Nénot (Francia), así como Joseph Vago (Hungría)— trabajaron codo con codo en el proyecto. Las obras se realizaron entre 1929 y 1937 y, en esa época, constituyó el mayor proyecto arquitectónico de Europa, que desembocó en un edificio tan grande como el Palacio de Versalles. Si el complejo, formado por cinco edificios, muestra al exterior un academicismo monumental, en su interior, alberga importantes obras de arte, que dan fe de la diversidad cultural de los países que componían la organización.
La Sociedad de Naciones interrumpió sus actividades durante la Segunda Guerra Mundial. Tras su disolución en 1946, el Palacio se convirtió en el centro europeo de la Organización de las Naciones Unidas, y luego, ya en 1966, en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (ONUG). En la actualidad, es un lugar ineludible para las conferencias diplomáticas, ya que acoge cada año alrededor de 9000 reuniones.

Palacio de las Naciones                                                                                                                                                                                          14, avenue de la Paix
(entrada por el portal de Pregny, frente al CICR)
1202 Ginebra

Tel.: +41 (0)22 917 48 96

www.unog.ch